DavidGimenez Hospi - 'L'Hospi personatge': L'heroi d'Elda

Entrevista realizada por Raúl Haro

El equipo está a punto de arrancar un nuevo play-off y al escuchar esa palabra, se nos viene a la cabeza David Giménez. Fue jugador del club durante las temporadas 2006/07 y 2007/08. Recordado como el ‘héroe de Elda’, gracias a un gol suyo en Elda en el minuto 92 de la última jornada de la liga 2006/07 el equipo se clasificó para jugar los play-offs de ascenso a segunda A. Actualmente es el segundo entrenador del Lleida Esportiu.

¿Cuantos años estuviste vinculado al club?

Estuve dos temporadas, la 2006/07 y la 2007/08.

¿Cuál es el recuerdo más bonito que tienes?

Aquel gol que marqué en Elda que nos metía en play-off en el último minuto en Elda.

¿Y el más amargo?

El descenso a tercera en la siguiente temporada. Ese año la exigencia fue muy alta, las cosas no acabaron de ir bien, echaron a Roura, para mí precipitadamente. Vino García Tebar a sustituirlo y la cosa fue peor. Después vino José Luís García que nos dio oxígeno pero no llegó para salvarnos. Cuando hay tres entrenadores en una temporada, normalmente las cosas no suelen ir bien.

¿Cuál es la persona que más te ha marcado en el Hospi?

Juan Carlos Oliva, fue el que apostó por mí para llevarme ahí, era joven y me dio la oportunidad en mi etapa en el Hospi y mi etapa en el Hospi hizo que pudiese volver a jugar en segunda B.

¿Como calificarías la relación que tuviste en su día con la Junta directiva del Hospi?

Muy buena, el primer año no tenía mucha relación, tenía más con el entrenador ya que vivíamos los dos en Lleida y sabíamos y bajábamos juntos. El segundo año sí que tuve más relación porqué estaba viviendo con el hijo del presidente, entonces teníamos más relación del día a día de lo que vivíamos en el club. Me trataron muy bien y no tengo ninguna queja.

¿Qué diferencias notas ahora desde el banquillo a cuando eras jugador?

Que leo mucho mejor el fútbol tácticamente. De jugador me equivocaba en muchas cosas que no me daba cuenta, en el momento de pasar a entrenador comienzas a entender todo lo que te han enseñado los entrenadores, todo lo que te exigían y la razón que tenían. Me considero un entrenador con muchos aspectos tácticos, en cambio como jugador era muy anárquico. Hacía poco caso como jugador y ahora exijo muchas cosas que yo no las hacía como jugador.

¿Te gustaría entrenar algún día al Hospi?

Sí, este es mi tercer año entrenando en fútbol amateur, llevaba dos años entrenando en segunda y primera catalana. Conseguí ascender con el Almacelles de segunda a primera catalana en mi primer año de entrenador, en el segundo conseguí una meritoria sexta posición que en ese momento fue el mejor registro de la historia del club. Ahora en el Lleida estoy cogiendo mucha experiencia como segundo entrenador en segunda B. Mi intención es ser primer entrenador y llegar lo más arriba posible.

¿Sigues la evolución del equipo actualmente?

Sí, sigo mucho al equipo, conozco a muchos jugadores. Tengo mucha relación personal con Óscar Imaz, es muy amigo mío, lo tuve de compañero y de jugador en el Almacelles. Aparte conozco a varios jugadores que han estado en el Lleida, otros con los que me he enfrentado en segunda B y es un club que siempre he seguido.

Crees que logrará el ascenso?

Yo creo que sí, tiene un equipo muy potente. La tercera catalana tiene un poco más de nivel que los otros grupos y tiene mucho potencial para afrontar el play-off con jugadores con mucha experiencia que se han encontrados muchas veces ya en estas circunstancias.

¿Crees que el Hospi alguna vez logrará el sueño de jugar en el fútbol profesional?

Pienso sinceramente que es complicado. Hay un gran salto de la segunda B a la segunda A. Teniendo un equipo muy potente como estamos viendo en el grupo 3. Equipos como el Mallorca o el Elche, quizá alguno se quede sin subir al fútbol profesional. Creo que es un paso que cambiaría totalmente la vida del club, pero que es un paso difícil de conseguir. Bastante más difícil que subir de tercera a segunda B.

¿Que consejo le darías a un chico que quiere ser profesional pero aun está en proceso formativo?

Probablemente en el proceso formativo llega un paso muy importante que es cuando acabas la etapa de juvenil, que es la edad donde los chicos quizá tiene la cabeza más fuera del fútbol y esa es la hora de apostar por el fútbol y dejar de lado cosas que hacen chicos de esa edad como puede ser salir de fiesta, cuidarse poco. Ese es el momento más crítico del jugador pero es realmente donde te puedes convertir a profesional o no. Con 25 años ya es más difícil que te puedas convertir en profesional, cuando empiezas a centrar la cabeza en esa edad, quizá se te ha pasado ese periodo donde pueden apostar por chicos para hacerlos profesionales.

¿En qué te marcó aquel play-off que jugaste con el Hospi?

Al final del fútbol e quedas con estas cosas, te quedas con recuerdos que son imborrables. La gente te lo sigue recordando después de muchos años, eso es lo más importante que te queda en la vida. No te va a quedar el dinero, por mucho que ganes siempre se acaba, pero sí te va a quedar el currículum. Para mí ese gol fue un logro, jugar en el Hospi ya fue un logro, pero a parte de eso jugar un play-off es un logro y un recuerdo que te quedará para siempre y que se lo puedes contar a tus conocidos.

Share This